≡ Menu

Blog

Notas

¿Es el Volcán Lanín una montaña recomendada para principiantes?

Como Guía de Montaña recibo muchas consultas para intentar una montaña tan importante y simbólica como el Volcán Lanín, respecto del entrenamiento, el equipo necesario, etc., pero esta consulta en particular me dio pie a desarrollarla en esta nota, ya que brindar una respuesta merece un poco más de desarrollo.



¿Es el Lanín una montaña recomendada para personas que se están iniciando en el mundo del montañismo?

Para empezar a dar respuesta hay que tener en cuenta al menos 3 variables principales: el aspecto físico, el aspecto psicológico y la experiencia, que se ven a travesadas por otras cuestiones no menos importantes como la dificultad técnica, la exposición a los elementos naturales, entre otras como el equipamiento y la meteorología.

Flavia, comprometida con el proyecto de ascender al Lanín, entrenó en otras montañas de su entorno
Flavia, comprometida con el proyecto de ascender al Lanín, entrenó en otras montañas de su entorno


Para comenzar a desarrollar una respuesta me gustaría empezar por el aspecto físico y en este sentido el Lanín es una montaña calificada como muy exigente físicamente y requiere un muy buen entrenamiento. Y aquí surge la primera cuestión:
¿Cómo entrenarse para este desafío?
La respuesta es compleja, ya que varía en función de cada persona. Pero podemos decir que aquí aplica lo que se denomina ley de la igualdad, una respuesta muy lógica, si queres subir una montaña alta, entrena en montañas más bajas, si queres cruzar a nado el lago Lacar entrena nadando en el lago. Fácil de decir pero difícil de hacer.

Nosotros, como guías de montaña aconsejamos a nuestros clientes que en primer lugar se realicen un examen físico general, prestándole atención a los dolores previos y al aspecto cardiológico, realizando test de esfuerzo para saber si se alcanzan los requerimientos para una actividad muy intensa en un periodo de tiempo prolongado (dos días a full en la montaña). Además recomendamos que vayan con un entrenador o a un gimnasio para realizar unos test para saber cuál es la “base” de estado físico de la que parten, y desde ese punto arrancar una rutina orientada a la resistencia de piernas y fortalecimiento de la zona lumbar, ya que es necesario caminar muchas horas en pendiente inclinadas, además de cargar con una mochila de entre 12 y 15 Kg. Dependiendo de la calidad de su equipo.

Cristian, después de mucho entrenamiento y bajar muchos kilos, hizo cumbre junto a sus amigos. Un ejemplo
Cristian, después de mucho entrenamiento y bajar muchos kilos, hizo cumbre junto a sus amigos. Un ejemplo


Otra variable muy importante, sino la más importante es el aspecto psicológico, aquí surgen varios temas muy complejos como la motivación y la determinación, además del sentimiento de estar cansado físicamente por haber “dado todo” y otros sentimientos como el miedo al fracaso que es el miedo a no alcanzar la cumbre.
El ascenso de una montaña comienza en casa cuando uno está planificando, entrenando, organizando y gestionando los servicios del viaje. Durante este proceso se crean numerosas imágenes en la mente como una expectativa de futuro, la gran mayoría se imagina festejando en la cumbre el objetivo cumplido, incluso se imaginan el sentimiento que van a tener. Estas imágenes son tan fuertes que lo motivan a uno a entrenar, cuidarse en la alimentación, adquirir equipamiento, pero cuando por algún motivo no se logra el objetivo, estas imágenes se rompen y se experimenta un sentimiento de derrota, que es lógico si tenemos en cuenta que en la actual sociedad todo se mide en términos de éxito o fracaso y en algunas personas se percibe ese sentimiento.

Llegando a la cumbre.
Llegando a la cumbre.


¿Entonces cual es la actitud correcta para ir a la montana?


Esta cuestión plantea muchos recovecos y puntos a analizar y sea quizá una pregunta más compleja que la que nos planteamos y estamos investigando, pero diría que la actitud correcta para ir al monte es la de aprender y divertirse y tomárselo como lo decía el gran Walter Bonatti, como “un juego donde uno pone sus propias reglas”.

Descanso antes de encarar la sección más dura: La canaleta superior
Descanso antes de encarar la sección más dura: La canaleta superior


El volcán Lanín tiene un índice de 3000 visitantes por temporada, de las cuales el 50% son guiadas en expediciones organizadas. Muchas de estas personas son principiantes y de estos tienen más porcentaje de cumbres logradas los que poseen experiencia previa en otras montañas de menor dificultad.
Ante parecidas condiciones de edad y estado físico, logran más veces la cumbre los que pueden manejar la ansiedad, los que ya saben lo que es caminar con mucho frío en la noche, o cómo caminar entre piedras sueltas.

El que carece de experiencia y se enfrenta por primera vez a una gran montaña como el volcán Lanín, se cansa y sufre un poco más las inclemencias del ambiente. Otro dato a tener en cuenta es que aquellos que se inician en el montañismo con el volcán Lanín tienen más éxito los que vienen acompañados y tienen una actitud positiva, de atención y sobre todo tienen la capacidad de adaptar sus sentimientos a las nuevas situaciones.

Disfrutando de la cumbre
Disfrutando de la cumbre

Si el volcán Lanin va a ser tu primer montaña, te aconsejo que te lo tomes en serio y averigües lo más que puedas respecto de las características de este ascenso, que elijas con tiempo el equipo, que te prepares físicamente y sobre todo seas cociente del lugar en el que vas a estar, la montaña: uno de los pocos sitios que todavía le queda al hombre sin ser adaptados a los placeres o productividad humana, uno de los pocos lugares salvajes, que para muchas culturas es sagrado porque allí moran sus dioses, y es para los montañeros el lugar para encontrarse con uno mismo y conectarse con la naturaleza.

Como Guía de montaña te recomiendo que antes de enfrentar un desafió como el volcán Lanín prestes atención a todas estas cuestiones y evalúes las diferentes variables.
Si te animas a emprender el desafío de subir esta gran montaña tomatelo enserio, entrena para no sufrir el peso de la mochila y resistir el ascenso y tené una actitud positiva, ya que en los viajes de aventura, ascensos y expediciones son muchas las variables que pueden influir y cambiar tus planes. Si no te sentís seguro lo mejor es empezar con alguna montaña de baja dificultad para ganar experiencia y ser serio a la hora de elegir tu próximo proyecto de viaje de montaña.



¿Estas interesado en este ascenso?
En el siguiente link encontraras las fechas disponibles, tarifas, itinerario, servicios incluidos, equipo necesario y todo lo que necesitar saber para organizar tu ascenso al volcán Lanín...

CLICK AQUÍ PARA MÁS INFO
Compartir en Facebook

¿Querés recibir novedades por email?